Connect with us

La ciudad

La violencia machista como moneda corriente en la UNR

mm

Published

on

Desde la coordinación de los espacios de atención de situaciones de violencia de género que funcionan en cinco de las doce facultades que componen la UNR advierten que las denuncias sobre comentarios machistas y violentos de los profesores, que sacudieron la semana pasada a la Facultad de Arquitectura, no son materia extraña en el día a día universitario.

Según señalan, las denuncias de los estudiantes y las estudiantes son cada vez más frecuentes y la mayoría hace hincapié en las actitudes de los profesores durante las clases. Es por este motivo que reclaman que el Consejo Superior de la UNR apruebe un protocolo único para atender estas situaciones.

De las doce facultades de la UNR, cinco tienen aprobado un procedimiento para atención de situaciones de violencia sexual y discriminación basada en el género, tal como actualmente está en discusión en Arquitectura. Además, existen áreas específicas para acompañar estas denuncias. Los primeros de estos dispositivos comenzaron a implementarse hace cuatro años en Ciencia Política, Derecho y Humanidades. En 2016 se sumó también Ingeniería y el año pasado Psicología.

«Desde la facultad se ha trabajado mucho en campañas de sensibilización para desnaturalizar situaciones de violencia machista, eso claramente repercutió en la existencia de mayor cantidad de denuncias», apuntó Noelia Figueroa, referente de la facultad de Ciencia Política.

En el espacio de atencíon de situaciones de violencia de género de esa facultad se recibieron numerosas denuncias que permitieron «visibilizar determinados comportamientos machistas que estaban naturalizados», explicó. Por ejemplo, comentarios de profesores durante las clases sobre «lo caída que está la carrera que tiene tantas mujeres inscriptas» o «frases como que las chicas de atrás están hablando del tipo con quien salieron anoche».

Situaciones en las que, contundentemente, la Univesidad debe asumir un rol reparatorio porque algunas mujeres se alejan de la facultad porque les resulta un ámbito hostil», advirtió Figueroa y destacó que los comentarios misógenos de los profesores ocupan el primer lugar de las denuncias recibidas, por encima de los casos de acoso de estudiantes varones a alumnas mujeres.

La Facultad de Psicología fue la última de las facultades que puso en marcha un área para la atención de esta problemática. La actividad comenzó este año con una serie de cursos para los ingresantes con el objetivo «de visibilizar esta problemática» que muchas veces «no está instalada entre la comunidad universitaria», indicó Bárbara Silva, referente del equipo de profesores y graduados que trabaja en la facultad.

De todas formas, apuntó, «ya se recibieron una decena de consultas relacionadas con situaciones que se desarrollaron dentro de la facultad». Hasta ahora, sostuvo, la mayoría involucró a estudiantes. «Sin embargo, creemos que cuando se conozca más la existencia de este protocolo empiecen a llegar otro tipo de situaciones que quizás estaban naturalizadas», confió Silva.

Por su parte, Juliana Tagliatti está al frente del area de atención de situaciones de violencia sexual y discriminación basada en el género de la facultad de Derecho. Según lo expuesto por la abogada, las denuncias de las estudiantes de Arquitectura «lamentablemente no son tan extrañas».

De hecho, recordó, la mayoría de las situciones en las que interviene el equipo de profesoras y graduados, provienen de las denuncias de los estudiantes sobre los «comentarios de contenido sexista de varios docentes, tanto hombres como mujeres, que se escuchan en sus clases».

Frases que «están muy naturalizadas en la facultad y en los discursos de los propios docentes» y que recién ahora estamos logrando que las personas que los escuchan sepan que existe un espacio donde poder decir «esto no va más».

 

Comentarios

La ciudad

Literatura libre para infancias diversas

mm

Published

on

Visitó la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales Martín Azcurra, miembro de la editorial Chirimbote, en el marco de la Semana de la Comunicación para contar la experiencia de las ediciones de Antiheroes y Antiprincesas.

«Las infancias libres tienen que ver con el intercambio mutuo con les niñes para aportar a la deconstrucción», aseguró Azcurra en referencia a la necesidad de entender que los chicos son un sujeto político que está cobrando cada vez más relevancia. Explicó, además, que los feminismos de la cuarta ola «son clave si queremos cambiar las cosas» y, en este sentido, señaló: «El tema de las infancias debe ser algo principal en la construcción de ellos».

Foto: Sofía Gorini

Hay muchas cuestiones en torno  a la niñez «que hacen ruido» como los juguetes sexistas, los colores, entre otros. De esta forma, las colecciones Antiprincesas y Antiheroes vienen a romper con el discurso hegemónico brindado desde el mercado para el consumo de los niños y las niñas.  Basandose en personajes con conflictos y contradicciones, poniendo en juego diferentes luchas del sentido es que se van construyendo nuevos contenidos para las infancias libres.

Foto: Sofía Gorini

La editorial Chirimbote es autogestiva y surgió en el 2015, simultaneo a las primeras marchas feministas de carácter masivo en el país. «Buscamos hacer proyectos para disputar el sentido común y el del mercado», aseguró Azcurra. De esta forma, los diferentes libros están comenzando a apostar por el lenguaje neutro, luego de que se percatasen que durante mucho tiempo fueron «muy binarios».

Si bien admitió que no hay un plan estipulado de qué personaje hacer y que, en realidad, van haciendolos «a gusto» y según su disfrute, explicó que siempre piensan sus cuentos basandose en cómo los chicos se comunican hoy por hoy. Tienen en cuenta, entonces, que ya no son necesarias las historias lineales, que son válidas tanto la cultura de la interrupción como la ventana múltiple y la creación de nuevas formas de utilizar el lenguaje.

Foto: Sofía Gorini

«El mercado es una maquinaria de influenciar cosas para que se vuelvan hegemónicas», manifestó Azcurra. Sin embargo, señaló que el mercado tradicional no apuesta por cosas nuevas y diferentes, como las que produce la editorial, ya que «no se pueden arriesgar a salir del producto que vende».

 

Comentarios

Continue Reading

La ciudad

Ternura y política: claves para (re)pensar la extensión universitaria

mm

Published

on

En el marco del tercer día de la Semana de la Comunicación tuvo lugar la charla «Comunicación, Universidad y compromiso político con los derechos humanos». En la misma, estuvieron presentes Paula Contino, Secretaria de Extensión de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, María Chiponi, docente de la facultad y miembro del grupo «La Bemba» y Vanina Lanati, también docente de la casa de estudio.

«La ternura es un concepto profundamente político que nos sirve para enfrentar la crueldad que estamos viviendo en estos días», aseguró Contino en referencia a cómo pensar la extensión universitaria y sus dilemas propios. En este sentido,  explicó que si bien la Universidad está sostenida por todos los ciudadanos, gran parte de la población no puede llegar ni material ni simbólicamente ella. «Estamos dentro del barrio de La Sexta y cada vez que lo vemos entrar es para pedir», señaló.

Durante la exposición estuvieron presentes representantes del colectivo La Bemba junto con María Chiponi para contar su experiencia de educación en cárceles. Aseguraron desde el colectivo que hay que «salir de lo políticamente correcto» y entender que «los pibes que están en las cárceles no son iguales a nosotros» para poder trabajar y conformar lazos desde ese lugar y a partir de esas diferencias.

Por: Lucía Correa

En este sentido, la Secretaría de Extensión, retomando varios cientistas sociales y de la comunicación, expuso que hay dos tiempos: por un lado, el tiempo elegido que es aquel en el que hay una decisión tomada con libertad y , por el otro, el tiempo no elegido que representa el tiempo de la urgencia. «En este tiempo es en que transcitan las personas con las que trabajamos», explicó y continuó: «Nuestra tarea y desafío es acercar esos tiempos y crear, así, sentidos nuevos».

«Hay un imaginaro de la carcel que cala muy profundo incluso en la gente que está ahí encerrada», explicó Chiponi en relación a una actividad que se realizó en la Unidad Penitenciaria N° 3 luego de que asesinaran a un ex compañero tallerista tras haber recuperado su libertad.

La experiencia relatada fue realizada a partir de montar con un proyector diferentes imágenes que representaban a los miembros del taller. Se dieron cuenta que había algo que unía a todas: los lugares elegidos eran por fuera del encierro. El fin que tenía ese trabajo era repensar la identidad. «Queríamos que entiendan que uno no es un preso solamente, uno está preso durante un momento de su vida y eso no lo puede definir por completo», concluyeron desde el colectivo.

Por su parte, Lanati explicó la importancia de repensar las signifcaciones que se contruyen desde los medios para nombrar las otredades. «Al ver algo en los medios, siempre es facil criticar el contenido pero a la hora de contar nuestras historias caemos en los mismos lugares comunes», señaló.

Por: Lucía Correa

Puntualmente, se refirió a los estereotipos con respecto a las infancias y juventudes. «Parece que los chicos sólo tienen problemas de salud o salen a robar», expuso la docente. De esta forma, retomó a el caso de las repetidas amenazas de bombas que sufrían los colegios secundarios durante todo el año pasado y contó una experiencia que se dio en el marco de un seminario, que dictó la facultad en coordinación con la Defensoría del Público, en el que, a partir de diferentes entrevistas a distintos movileros de la ciudad, se llegó a la conclusión de que «nadie les preguntó a los chicos cómo se sentían». «Sólo los homogeneizaron como si fuesen todos iguales», finalizó.

 

 

 

 

 

Fotos: Lucía Correa

Comentarios

Continue Reading

La ciudad

«El fotoperiodismo no ha muerto»

mm

Published

on

Participaron del segundo día de la Semana de la Comunicación Héctor Río y Franco Trovato, dos fotógrafos de gran trayectoria en los medios de la ciudad. Bajo la consigna de «Fotoperiodismo, colectivos y autoedición», los invitados realizaron un recorrido acerca de sus vivencias en el mundo gráfico.

«La fotografía es el lugar más relegado en una redacción», aseguró Rio. En este sentido, Trovato explicó que muchas veces se cree que la foto es un insumo para el discurso noticioso. «El fotógrafo es una subjetividad dentro de un contexto que responde con una cámara y crea un discurso», señaló el fotoperiodista.

Dentro de la mayoría de medios, expuso, en este sentido, Trovato, muchas veces «no se quiere esperar a que el fotógrafo vuelva» a la redacción para poder sacar la nota rápido. De esta forma, el contenido fotográfico aparece como descartable. De hecho, cada vez más plataformas utilizan imágenes sacadas de Google Maps o de Facebook.

Además, explicaron que más allá de que la rutina vuelve algo tedioso el trabajo del reportero gráfico, los medios están atravesando una crisis muy notora y muy acelerada a la vez. «Los medios no saben a dónde van: No saben qué hacer con la web porque no les deja dinero y tampoco saben qué hacer con el formato papel que cada vez está más caro», aseguró Rio.

De esta forma, el fotopediosita destacó que «hay una gran rama de la comunicación que piensa que la información es un derecho y una responsabilidad del Estado».»El desafío es luchar por el contenido dentro de los medios», concluyó Trovato.

 

 

 

 

Foto: Lucía Correa

Comentarios

Continue Reading

Tendencia

Copyright © 2018 Teinformas.com