Connect with us

Cine y Series

«Luis Miguel»: 10 curiosidades de la serie furor de Netflix

Published

on

Desde su estreno el 22 de abril, la serie sobre el cantante mexicano ha causado furor en todo el mundo, convirtiéndose en una de las más vistas en la plataforma de Netflix en España, Estados Unidos y Latinoamérica. Así, la vida de Luis Miguel que ha cosechado incógnitas y secretos a lo largo de los años, llegó a la pantalla chica devolviéndole a uno de los máximos ídolos de la música la popularidad que parecía perdida en el último tiempo.

Además de una trama interesante, actores que se destacan en la interpretación de sus papeles y canciones que han sido hits a lo largo de la historia, la tira esconde muchas curiosidades que se dieron a conocer en los últimos meses y que muchos de los seguidores de de la serie ni siquiera se imaginaban antes del comienzo.

El tratamiento al que se sometió Diego Boneta

El artista elegido para personificar al Sol de México a partir de sus 17 años se sometió a un tratamiento odontológico para separar sus dientes frontales y así lograr un parecido aún mayor con su personaje.

El desconocimiento de Óscar Jaenada sobre el artista y sus hits

El español que interpreta a Luis Rey, el padre del ídolo, apenas conoce sólo dos canciones de Luis Miguel y admite no saberse ni las letras. «Desde el primer día dejé claro que entraba en el proyecto por el personaje de Luis Rey. De Luis Miguel solo conozco dos canciones y ni me las sé, simplemente las he escuchado», sostuvo en una entrevista el actor.

La conexión con Argentina de la actriz que encarna a la mamá de Luismi

En el primer casting de la serie, Anna Favella (que se destaca en el rol de la madre de Luis Miguel) quiso hacer un español neutro, pero como ella había trabajado con varios argentinos en la ficción Terra Ribelle (Rodrigo Guirao Díaz, Sabrina Garciarena y Luz Cipriota) pidió perdón y dijo que no le salía. «Yo hablo argentino, no español», dijo. Y le contestaron que era perfecto: Marcela había vivido en la Argentina.

Dos de los personajes principales nunca grabaron una escena juntos

Pese a la popularidad de ambos personajes, a lo largo de toda la serie Boneta nunca compartió ni siquiera una sola escena con Anna Favella, la actriz italiana que en la tira se pone en la piel de Marcela Basteri, la madre del artista.

Thalía también dejó su huella

La actriz que interpreta a Érika, una de las novias de Luismi, es una actriz, cantante y modelo mexicana, hija de la escritora y periodista Ernestina Sodi y sobrina de la cantante Thalía.

Luismi también actúa

El artista tiene una aparición fugaz en el primer capítulo de la serie cuando presentan en un boliche el videoclip de Cuando calienta el sol y él parece sentado entre el público como un extra más.

Autorización oficial

La serie fue autorizada por el propio Luis Miguel para compartir con su público parte de su vida a través de la pantalla. De hecho, se sabe que algunos actores del elenco, como Diego Boneta y Óscar Jaenada tuvieron la oportunidad de conocerlo en persona y hacerles varias preguntas al respecto.

Tres actores para el mismo personaje

En la serie, el joven Micky es interpretado por Izan Llunas y Luis de la Rosa. En tanto, Diego Boneta comienza su labor ya en los últimos años de la adolescencia del cantante.

Izan Llunas, el más pequeño de los Luismi

El actor que le da vida al ídolo mexicano de niño es nada más ni nada menos que el nieto de Dyango en la vida real. Otra curiosidad es que el cantautor español en los 80′ compartía compañía discográfica con Luis Miguel.

Un argentino en el rodaje

El actor argentino César Bordón interpretó a Hugo López, apoderado, confidente y gestor del músico durante los primeros años de su carrera tras alejarse de su padre.

Comentarios

Cine y Series

Crítica de «A todos los chicos de los que me enamoré»: cuando el amor es más fuerte

Published

on

En sus últimas producciones, Netflix ha priorizado a su público adolescente y juvenil, llevando a la plataforma películas y series que recrean (sobretodo) historias de amor. Esta vez, se trata de un film que se estrenó hace menos de cinco días y ya causa furor en las redes: «A todos los chicos de los que me enamoré».

Así, nos encontramos con una comedia romántica que parece llevar consigo lo mejor de «10 cosas que odio de ti» y «Cómo perder a un hombre en 10 días» que, incluso hasta hoy, resultan dos hitos en su género. Y es que «A todos los chicos de los que me enamoré» se desarrolla con sencillez sin padecerla. Dirigida por Susan Johnson, la historia nos cuenta cómo la vida amorosa de Lara Jean (Lana Condor) se descontrola cuando las cartas secretas que ha escrito a sus enamorados llegan misteriosamente a manos de sus destinatarios.

Con una premisa simple, la cinta recorre las divertidas situaciones por las que atraviesa nuestra protagonista, una joven tímida, poco sociable e inocente, mientras comienza una relación falsa con el chico más popular de la escuela, de quien estuvo enamorada en secreto. Así, Lara Jean evoluciona poco a poco dejando de lado el miedo para entregarse al verdadero amor. Sin carecer de clichés, esta comedia posee unos cuantos elementos de los que ninguna parece escapar: personajes principales algo estereotipados, un familiar que parece tener una presencia mágica en la vida de alguno de ellos, así como ciertos giros algo previsibles en la historia.

Sin embargo, el error fundamental radica en el poco desarrollo que se le da a la cantidad de personajes que la película presenta. Las hermanas, casi no tienen injerencia pese a la importancia que estas tienen en la vida de Lara Jean, pasando casi desapercibidas en los 99 minutos que dura el metraje. Por su parte, los cinco enamorados tampoco son demasiado importantes y el film se enfoca solamente en la relación que la protagonista establece con Peter Kavinsky (Noah Centineo) y las repercusiones que este tiene apareciéndose de repente en su vida.

Con una estética impecable, que se destaca por colores pasteles y una luminosidad notable en todos sus planos, la película se sucede rápido sin demasiada sorpresa pero con una gracia que termina gustando. Tal vez por la fluidez de su dirección, el carisma de los protagonistas o simplemente porque a todos nos gustan los romances en pantalla, el film se equilibra positivamente, dejando una sensación de que lo que acabamos de ver es amor de verdad. Puro. La mística del primer amor.

Y, al final, «A todos los chicos de los que me enamoré» tiene aquello que caracteriza a las mejores y más puras muestras del género: un luminoso halo de esperanza y alegría, demostrando que el romanticismo feliz no ha muerto.

Comentarios

Continue Reading

Cine y Series

Kevin Spacey bate récord con el peor estreno de la historia

Published

on

El futuro de Kevin Spacey parecía más que prometedor hasta que su carrera y su vida personal dieron un vuelco a fines del año pasado. Fue en octubre del 2017 cuando el actor Anthony Rapp denunció al protagonista de «House of Cards» de haber abusado sexualmente de él durante una fiesta en 1986, cuando Rapp aún era menor de edad. En un comunicado oficial, Spacey alegó que no recordaba haberse comportado de manera inapropiada, y pedía perdón por algún acontecimiento que podría haber ocurrido ese año en dicho evento. En el mismo, también comunicaba que se declaraba homosexual.

A raíz de entonces, el reconocido actor fue apartado de un plumazo de la industria y pasó a formar parte de una larga «lista negra» encabezada por Harvey Weinstein. Así, Hollywood hizo que pague las consecuencias (que fueron muchas). House of Cards siguió adelante sin él; por otra parte, Ridley Scott eliminó las escenas que había grabado de Spacey para el papel de Jean Paul Getty en «Todo el dinero del mundo» y contrató al veterano Christopher Plummer en su lugar.

Pero el verdadero rechazo fue de parte del público que a partir de conocer las declaraciones de la víctima, dejó de consumir las producciones que incluyeran a Kevin Spacey en su reparto. Así, su última película, que lleva por título «Billionaire Boys Club» (James Cox), ha tenido un rotundo fracaso en la taquilla de su país. Y es que el día de su estreno el pasado viernes solo recaudó 126 dólares. La cosa tampoco mejoró el sábado, ya que consiguió otros irrisorios 162 dólares, según apunta The Hollywood Reporter, recaudando 618 dólares en total a lo largo del fin de semana en los once cines en los que se ha proyectado.

Pese a que el film cuenta con estrellas adolescentes como Emma Roberts y Ansel Elgort, cosechó pésimas críticas resultando ser uno de los peores estrenos de la historia del cine.

Comentarios

Continue Reading

Cine y Series

Crítica de «El Ángel»: la deconstrucción del monstruo

Published

on

Parece ser que después de la impactante mini serie «Historia de un clan», sobre la emblemática familia Puccio y sus innumerables crímenes, los Ortega quedaron fascinados con el mundo de la delincuencia. Y es que ahora, fue el turno del sádico asesino en serie Carlos Robledo Puch, que con sólo 20 años cometió 11 homicidios, una violación, dos raptos y 17 robos.

Sonando «El extraño de pelo largo» al mango en un tocadiscos, baila solo Carlitos en unos planos que demuestran la calidad de la dirección. Baila solo en una casa en la que entró forzando la ventana. Así se presenta «El Ángel»: un niño bien, de rulitos rubios, que parece gozar de una libertad a la que poco acostumbran tener los chicos de su edad. La primera escena está avisando que ese personaje es de ficción. Esa escena dice también que no va a ser ésta una crónica criminal común y corriente, sino una que, como su protagonista, va a hacer lo que se le cante. 

Luis Ortega, derrumbando lo que muchos esperaban ver, anunció desde antes del estreno del film que este no sería un documental, ni que tampoco intentaría replicar fielmente la vida del oscuro joven que estremeció al país entero durante los 70′. Ya desde el inicio de la película queda claro que lo que vamos a ver no será una biografía, sino una historia inspirada en hechos reales. Alejándose de la psicología barata y de la imposición de moral, «El Ángel» no demoniza a su protagonista, por el contrario, Carlitos parece estar abstraído del mundo real y para él (al menos al principio) todo forma parte de un juego, de una ficción de la que es parte, pero de la que no tiene demasiada consciencia.

El reparto, encabezado por un Lorenzo Ferro que interpreta a un majestuoso Puch, se completa con un correcto Chino Darín, un impecable Daniel Fanego, una Mercedes Morán alejada del brillo con el que solemos verla y metiéndose hasta el fondo en una mujer de clase media baja que tiene poco que perder. Cecilia Roth y Luis Gnecco cumpliendo como siempre y un Peter Lanzani que parece apostar a personajes fuertes en sus últimos papeles. La verdadera revelación es Ferro, quien debuta por primera vez en la actuación y resulta ser el gran hallazgo. Seduce, convence y hasta conmueve a lo largo de los 126 minutos que dura el film, dejando claro que es un pendejo al que nada parece atravesarlo del todo.

Sin embargo, la verdadera protagonista de la obra es la estética: desde unos primeros planos que hablan por sí solos hasta una banda sonora (que incluye a Pappo, Manal, Leonardo Favio y -por supuesto- a Palito Ortega) que parece ser parte de la narración. Los colores, las luces y la escenografía son el hilo que llevan a Carlitos por fuera de cualquier convención social haciendo que por momentos, nos sintamos identificados con él.

Aún así, no es una película para todo el mundo. «El Ángel» es un desafío del que Ortega sale airoso construyendo un universo surrealista de a ratos con un (anti)héroe escindido de la realidad y dando rienda suelta a sus instintos más primitivos, rebeldes y espontáneos. Ahí está la esencia misma del film, no se intenta explicar por qué Carlitos hace lo que hace, ni qué intenciones tiene, sino que se muestra simplemente que está más allá del bien y el mal. No se lo juzga ni se lo condena, lo cual es un terrible golpe a una sociedad dominada por el prejuicio y la doble moral.

En «El Ángel», queda claro, el infierno está encantador.

Comentarios

Continue Reading

Tendencia

Copyright © 2018 Teinformas.com